sábado, 19 de mayo de 2012

FLORENCI CLAVÉ: "El caso del colgado"

Siempre he pensado que Florenci Clavé es uno de los más grandes autores europeos de todos los tiempos.
Esta impresionante historia parece darme la razón: 
Sus dibujos se estremecen por sí solos, se arrugan, se evaden de las cuadrículas, y la negrura inunda los ojos, los cuerpos y hasta las almas de quien se atreve a contemplar la grandeza de sus trazos.
¡Qué gran artista es Florenci Clavé!

* * *

Edición española: Creepy, 66 (1984)
Edición original en francés: Pilote, 618 (1971)







14 comentarios:

  1. ¡Que maravillosa historia!
    Florenci fue uno de los más grandes y es uno de los más olvidados. Gracias por recordarlo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Un gran autor de cómic y como dice Tristan, Hoy olvidado.
    saludos

    ResponderEliminar
  3. La verdad es que ya es rutina hablar de grandes olvidados. Clavé, otro mas. Gracias por la entrada.

    ResponderEliminar
  4. Amigos Tristán, Francisco y Paco, gracias por vuestros comentarios.
    La verdad es que Florenci Clavé es uno de los autores que más admiro. Su manera de dibujar me parece maravillosa, de una fuerza extraordinaria. Desde hace tiempo, ando liado buscando sus trabajos en Francia, que son la mayor parte de su producción. Y siempre encuentro verdaderos tesoros.
    Ojalá EDT siga editando trabajos suyos, tras el Sangre armenia que salió hace poco.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  5. Me uno a los agradecimientos por este trabajo de rescate de la obra de Florenci. Sin duda uno de los más ilustres olvidados de entre todos nuestros grandes autores.

    Como creo que ya comentamos en alguna ocasión, yo tengo sus Corre hombre, corre y El cartero siempre llama dos veces, que publicó Glénat en su día. Dos obras maravillosas de Florenci.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Mo.
    La verdad es que Florenci está bastante olvidado en muchos sentidos. Su obra publicada en Francia es ingente (cientos de páginas) y toda ella de una calidad extraordinaria, pero a España ha llegado con cuentagotas.
    Las dos obras que comentas me parecen excelentes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. No recordaba a Florenci Clavé, y eso que publicamos en Creepy en la misma época.
    Su estilo me recuerda a dos de los (para mi) más grandes del mundo del cómic, Bataglia y nuestro genial Bermejo, los tres, a parte de investigar constantemente técnica y composición, desarrollaban un estilo expresionista/caricatura inglesa del 19, que los hacen diferentes.
    Sólo una pega al ejemplo que nos muestras, el color añadido en algun momento, no le hace ningun bien, me gustaría ver estas páginas tal como salieron de la mano de Florenci, en el compensado blanco y negro que el tema exige.
    En la revista "Drácula" de Buru Lan, pasó lo mismo, Maroto y Beá, se diluían en aquellos colores adocenados de "artes gráficas" rutinarias.

    ResponderEliminar
  8. Hola, Isidre.
    Coincidiste también con Clavé como portadista de colecciones de novela negra, tú en el Club del Misterio y él en el Círculo del Crimen. Tú dibujaste muchas más, desde luego, pero él también hizo un buen montón, todas fabulosas.

    Battaglia me parece impresionante. Uno de mis autores más queridos (tengo un montón de cosas suyas en francés o italiano porque aquí no se publican ni por casualidad). Su forma de difuminar las escenas me parece bellísima. Y también me gusta mucho, lo reconozco, ese expresionismo inglés del que hablas, y del que Bermejo también es partícipe en gran medida (increíbles algunos trabajos de Bermejo para la Warren, y me refiero más a los relatos sueltos y menos a las series de aventuras, donde resulta más convencional, sin dejar de ser excelente).

    Lo del color de Clavé tiene su aquél. Algunas de estas historias se publicaron en la revista Pilote, casi todas en color, pero un color diferente, más brillante, aunque demasiado encubridor para mi gusto. Después, ya en España, se publicaron algunas en blanco y negro, en la revista Morbo. Aquí falló el papel y el tamaño, más pequeño que el francés, pero las muestras, eso sí, eran excelentes. Más tarde, en Creepy, se volvió al color, pero no al que se había usado en su origen, o al menos eso me parece. En fin, un jaleo en el que quizá no participara mucho Florenci.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. De esto no entiendo nada...todo eso lo hacen a mano?......

    ResponderEliminar
  10. ¡Hombre, Ernesto, que agradable sorpresa!

    Comprendo que, si no conoces mucho el mundo del cómic, quizá te resulte difícil entender nuestra charla apasionada, jerga incluida (como a algunos aficionados del cómic les puede pasar si nos escuchan hablar a unos cuantos amantes del baloncesto de cuestiones técnicas).

    Por supuesto que los dibujantes de cómic lo hacen todo a mano, especialmente los que exhibo en mi blog, dado que son autores clásicos (o así los llamo yo). En la actualidad también se utilizan programas informáticos, para lo cual también hay que saber, pero los autores que salen por aquí, como el gran Florenci Clavé, lo hacen, lo hacían, todo a mano, con lápices, pinceles, plumas, goma de borrar, tinta, etc.

    Un abrazo y gracias por acercarte a estas canchas, tan bellas como las del basket.

    ResponderEliminar
  11. Me parece tremendamente meritorio y claramente infraexplotado.Si puedo elegir,me quedo con el coche antiguo que se ve en las fotos de tu entrada....un abrazo y mucha diversion para el verano que va llegando....

    ResponderEliminar
  12. Esta historia que expones, Jesús, si no me equivoco, yo la tenía en francés recogida en un álbum de tapa dura, que creo se llamaba "Histoires extraordinaires". Siento no poder afirmar el título. Por mi estudio de dibujo pasaron muchos alumnos, y alguien se hizo con él y "desapareció". Hace muchos años lo compré en Francia, cautivado por los dibujos de Clavé. Descanse en paz, el artista. Gracias por esa entrada.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Gracias a ti, Joan, por tus siempre agradables e instructivos comentarios.
    En efecto, este trabajo apareció junto a otros de Florenci en Les Dossiers du Fantastique (Dargaud, 1974), un tomo que recogía de lo mejor de nuestro querido autor. Pero antes había aparecido, como indico al comienzo de la entrada, en el número 618 de Pilote, en 1971.
    Yo también tengo este tomo francés e igualmente me siento cautivado por Clavé, al que admiro profundamente.
    A Florenci, como a ti y como a tantos otros, le ocurre lo mismo: una gran parte de su obra no se ha publicado en España.
    Una auténtica pena.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. Jesús, ese es precisamente el nombre del álbum al que me refiero: Les Dossiers du Fantastique, y que yo dije "creo" se llamaba Histoires extraordinaires. Y es que recuerdo que esto último figuraba en la parte superior del libro, editado por Dargaud, y debía ser el nombre de serie de una colección de misterio, pienso. De todos modos, gracias por refrescarme la memoria, amigo. Hablamos del mismo álbum.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar