domingo, 14 de octubre de 2012

Las chicas de McGinnis (1)

Photobucket 

 Los grandes artistas que han retratado un tipo, o diversos tipos, de ideales de mujer, son numerosos. La mujer es un tema artístico continuamente recurrente en el ámbito del arte visual desde los tiempos remotos del hombre Y porque es el propio hombre quien, aportando un mayor número de artistas (hoy las cosas cambian, por fortuna, y la mujer hace y deshace con pleno derecho y talento en el arte) a lo largo de los siglos, quien ha ido eligiendo los temas, es éste de la mujer, cómo no, un tema que ha dejado miles y miles de evidencias de la enorme belleza y diversidad que de él se puede extraer. En el siglo veinte, podríamos entresacar infinidad de ejemplos gráficos de cómo esa mujer idealizada ha sido expresada en lienzo, papel o masa escultural, y la variedad de puntos de vista sobre el asunto sería larga y, tal vez, inacabable: tantas opiniones como, acaso, hombres hay en el mundo (y mujeres, por qué no). Hoy, y al menos en esta entrada, me vais a permitir que me alinee en el punto de vista, en la perspectiva, de uno de los más excelsos ilustradores que haya dado este pasado siglo tan agitado e inquietante. Es Robert McGinnis un artista de un talento que no vamos a descubrir ahora. Americano de Ohio, comenzó como aprendiz en los estudios Disney, para, después, realizar sus estudios de arte en la universidad, lo que le permitió ir afianzando un gusto y una técnica que después pondría en juego en una carrera plagada de trabajos para cubiertas de libros e incursiones en el cine, realizando publicidad sin número, carteles de films y títulos de crédito para diversas producciones. Pero lo que hoy nos interesa son sus mujeres. Voluptuosas, sensuales, ingenuas, prometedoras, duras, explosivas, discretas, elegantes, sofisticadas, rompedoras, incitantes, modernas, perturbadoras... siempre espectaculares. No es difícil, viéndolas, admirándolas, asentir con la cabeza y estar de acuerdo con la visión de McGinnis, con su ideal de belleza. Sus pinturas nos hablan de un mundo maravilloso de ensoñación masculina, en el que se plasman todos los deseos de una mirada que, a veces, y a pesar de los generosos centímetros de piel femenina mostrados, está sutilmente centrada en, más que enseñar, sugerir, a la manera de los grandes maestros. Disfrutemos de unas mujeres que, si bien pueden no existir como tales en la realidad, siempre nos mirarán con esos ojos como promesas desde las impares pinturas de McGinnis.

  Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket Photobucket

7 comentarios:

  1. Con McGinnis, amigo Gantry, has tocado la fibra de una de mis debilidades. ¡Me encanta este genial ilustrador!
    En mi opinión, sus mujeres son las más atractivas que se han visto en el medio de la ilustración.

    Desde hace mucho tiempo, guardo todas las imágenes que voy encontrándome de McGinnis, por lo que tengo atesoradas más de 300. Y en mis búsquedas, es uno de los primeros que siempre tengo en cuenta.
    Me gustaría conseguir algún libro con portadas suyas, pero los precios que hay internet son inalcanzables para mí.

    Gracias por este regalo de los dioses.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí, Jesús. ¡Qué mujeres, caramba! Son de esas que nos pueden hacer tamblar las rodillas.
    McGinnis es una especie de monstruo del dibujo, de esos que todo lo hacen bien, y siempre da gusto descubrir nuevas ilustraciones o pinturas suyas. Hay un librito que hace tiempo creo recomendé a Emilio, que se vendió hace años a un precio de risa y que, ademas de contener a McGinnis, nos mostraba a un gran número de ilustradores americanos. Se llama, precisamente, Famous American Illustrators, y en él se pueden ver trabajos maravillosos de Robert Fawcett, Bob Peak, Coby Whitmore N.C.Wyeth, o Howard Pyle, entre muchísimos otros. Un libro recomendabilísimo, por su precio y por el repaso, conciso, pero revelador, a estos grandes artistas. Yo lo tengo como un pequeño tesorito, la verdad, y creo que también así lo guardarán en su estante todos los compis de trabajo que, por aquel entonces, nos lanzamos a vaciar los anaqueles de la librería donde lo (casi) saldaban.

    Un placer estar aquí con vosotros, Jesús.

    ResponderEliminar
  3. Yo guardo un índice escaneado de ese u otro libro con los nombres de grandes ilustradores. De vez en cuando escribo uno en el buscador de imágenes de google y... todo un placer para los ojos.

    ResponderEliminar
  4. Excelente selección de ilustraciones.
    Si señor!!!!

    Saludos
    sebas

    ResponderEliminar
  5. Fantástica y deliciosa recopilación de imágenes.
    Junto a Jim Silke, McGinnis es uno de mis ilustradores preferidos y, creo yo, uno de los más grandes.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Magnificas imágenes.
    Maravilloso ilustrador con un dominio del color increíble.
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Coincidimos todos en lo del color de McGinnis. Pero, ¿Qué me decís del dibujo de base? Es decir, ¡del puro dominio del lápiz para delinear las figuras! !Qué portento! Es que está al nivel de un Robert Fawcett, oigan. La precisión y la finura del trazo con que siluetea, en este caso, la figura femenina, es asombrosa. Cuántos pintores o ilustradores se ven por ahí cuyo color o texturas son, ciertamente, atractivas, pero cuyo dibujo de fondo parece hacer aguas por todas partes. Pero McGinnis es que lo tenía todo. Uno de los más grandes, sí. de los más completos y de los más perfectos.

    ResponderEliminar