martes, 23 de octubre de 2012

ROSTROS DE LEYENDA (I) -NOVELA, 13 AUTORES-

ALEXANDRE DUMAS
1802/1870

ARTHUR CONAN DOYLE
1859/1930


EDGAR ALLAN POE
1809/1849

HENRY RIDER HAGGAR
1856/1925

RUYARD KIPLING
1865/1936

JACK LONDON
1876/1936

HOWARD PHILIPS LOVECRAFT
1890/1937

ROBERT LOUIS STEVENSON
1850/1894


JULES VERNE
1828/1905

EDGAR RICE BURROUGHS
1875/1950

JOHN RONALD RUELEN TOLKIEN
1892/1973

ROBERT E. HOWARD
1906/1936

EMILIO SALGARI
1862/1911

21 comentarios:

  1. De nuevo una entrada que me toca la fibra más íntima: ¡Los grandes genios de la novela de aventuras! ¡Mis grandes amigos silenciosos que tanto tienen que decir!
    Qué galería inmortal. Qué secuencia irrepetible. Sus historias no perecerán nunca porque están en nuestros sueños y los sueños de nuestros sueños.

    Hay muchos más, desde luego, pero aquí cabrían perfectamente Daniel Defoe, Jonathan Switf, Mark Twain, Walter Scott, Herman Melville, H. G. Wells, Karl May, Agatha Christie, y quizá dos representantes de la moderna ciencia ficción: Isaac Asimov y Ray Bradbury.

    ResponderEliminar
  2. Defoe y Switf estaban, pero no una foto, y por eso los he quitado.

    CReo que habría que considerarlos muy seriamente como antecesores de la narrativa gráfica, pues el espiritu de sus novelas se ha traslado casi por completo al cómic, de hecho sus obras son las que mas veces y mejor aguantan su adaptación a la historieta.

    ResponderEliminar
  3. No nos olvidemos de Chesterton. Y yo añadiría a Arturo Pérez Reverte, un capricho.

    ResponderEliminar
  4. Para cuaando un especial sobre adaptaciones de la literatura a la narrativ agrafica?

    ResponderEliminar
  5. Con todos mis respetos a Herbert, existen, en mi opinión, bastantes escritores de ciencia ficción que le superan en calidad: Clarke, Heinlein, Simak, Bester, Silverberg, Sturgeon, Dick, Pohl, Anderson, y algunos más. Pero quizá sea cuestión de gustos. En España, Tomás Salvador, Domingo Santos, Rafa Marín, Aguilera, Rodolfo Martínez, Torres Quesada, y César Mallorquí, entre otros, son también excelentes.

    Yo también pondría a Arturo Pérez Reverte. Su Capitán Alatriste es extraordinario.

    ResponderEliminar
  6. No he leido tanta ci-fi como para opinar, pero Dune me gustó muchísimo. Y Orson Scott Card. Del resto, salvo Clarke, lamentablemente no los he leido.

    ResponderEliminar
  7. Maravillosa reunión la que has echo de escritores de aventuras y ciencia ficción.
    En el tema de la ciencia ficción, añadiría algunos de los escritores que cita Jesús.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  8. Por ahí van mis gustos literarios. Faltarían Mallorquí, Zane Grey ... Los prefiero a otros mas actuales. Falta también el género hoistórico, Robert Graves y Mika Waltari.

    ResponderEliminar
  9. Caray, compañeros, que hablando de escritores de ciencia ficción, no debemos olvidar (más bien hay que ponerlo bien arriba en la lista) al gran John Wyndham, quien, sólo con sus dos maravillosas novelas "El día de los trífidos" y "Las crisálidas" ya entra con pleno derecho en esa posición. También añadiría otro moderno del fantástico: Richard Matheson. Si no habéis leído su extraordinaria "El hombre menguante" os estáis perdiendo algo muy grande. Y a ella, cómo no añadir "Soy leyenda" y la aterradora y fascinante "La casa infernal", de la cual se hizo hace muchos años una fantástica adaptación que tal vez recordaréis, titulada "La leyenda de la mansión del infierno". Por lo demás, me parecen muy atinados vuestros comentarios, y comparto plenamente el punto de vista de que los grandes autores de la novela de aventuras pueden ser un claro antecedente de lo que luego va a ser la narrativa gráfica en, al menos, buena parte de su desarrollo. Un abrazo!

    ResponderEliminar
  10. También para mí Wyndham y Matheson son imprescindibles. La verdad es que hay grandes autores en el campo de la ciencia ficción; sumaría igualmente a Henry Kuttner, Leiber, Ballard, Dish, Delany, Spinrad, Le Guin y el propio Michael Crihton.

    Se nos olvidaba, por otro lado, sir Arthur Conan Doyle, otro gran amigo de veladas deliciosas.

    Qué bien citar a José Mallorquí y su inolvidable Coyote. Adjuntemos también a Gillermo López Hipkiss y su fascinante El Encapuchado, y a Pascual Enguídanos y su célebres novelas de la Saga de los Aznar, ciencia ficción aventurera cien por mil.

    La novela de aventuras es un canto perpetuo a la imaginación, la sensibilidad y la inteligencia.

    ResponderEliminar
  11. Hay novelas de Ciencia Ficción que, para mi, fueron todo un hallazgo. El Juego de Ender, Los Propios Dioses, El Fin de la Eternidad, La Fundación, Dune ... Pero les ocurre algo similar al cómic, parece que se los trata como al hermano menor de la GRAN LITERATURA.

    ResponderEliminar
  12. A ver, suscito una discrepancia amable, si me permitís, compañeros. A mí, que tanto me interesan los libros de ciencia divulgativa en casi cualquiera de sus vertientes, reconozco que, en general, la ciencia ficción me deja un poco frío. Es decir, me suele atraer la, digámoslo así, feliz "ocurrencia" de algunas de sus ideas o tramas, pero luego, su desarrollo en un número de páginas más o menos variable, me suele decepcionar. Es decir: es ese tipo de literatura que plantea tales fascinantes posibilidades que luego no son fáciles, o a veces son imposibles, de resolver satisfactoriamente en un desenlace o incluso en el nudo central. A modo de ejemplo, este verano, entre otras lecturas, cedía un espacio a la ci-fi. "Retorno a las estrellas", del célebre Stanislav Lem fue uno de losescogidos, y, a pesar de contar con una sinopsis realmente atractiva, extraordinariamente atractiva, diría yo, la obra terminaba por divagar y diluirse en determinado tipo de disquisiciones que, lejos de acercarla al lector (o al menos asói lo entendí yo), la hacían perder interés progresiva e inevitablemente, bien que Lem, una cabeza pansante perfectamente amueblada, soltaba aquí y allá diálogos o reflexiones que no dejaban de tener su interés, cómo no. Por otro lado, encuentro a menudo en la literatura de ci-fi, que, luego de crear y recrear mundos distintos y culturas peculiares y, a priori, atractivas, se piedren luego, en lo que sería la pura trama despojada de la parafernalia fantástica y en el concepto de la obra, en cuestiones que llamaría ,no sé si acertadamente, algo pedestres o simplonas. Quiero decir, no sé yo si hace falta crear nuevos mundos, con sus razas, modos de vida, relaciones intergalácticas y demás, en 600 o 2000 páginas para, al final, describirnos una sencilla parábola que puede contarse en una historia corta de veinte páginas, o, mejor aún, que puede ser mejor entendida en un contexto más cercano al mundo en que vivimos, tan lleno de conflictos y en el que la literatura ajena a la de ci-fi ya lleva escarbando durante siglos con excelsos resultados.
    En fin, perdonadme esta digresión, pero son cosas a las que he dado, a veces, vueltas en la cabeza, y se me ha ocurrido soltarlas aquí para contrastarlas con vuestro parecer.
    Quisiera terminar diciendo que una de las mejores expresiones de lo que yo considero buena y honda ci-fi es el relato brevísimo de Ray Bradbury titulado "El peatón": sugerente, profundo, delicado, reflexivo...y todo en dos patadas. Una maravilla del, siempre, gran Bradbury.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  13. Bueno, pues ... cada cual busca en lo que lee algo diferente a lo que puedan buscar los demás. Personalmente, ya dije antes que he leido poca ci-fi. ¿Que porqué? No es fácil atraparme. Cada novela plantea un mundo diferente en el cual introduce una historia que puede interesarme,o no. En el caso de la Fundación me atrapó la sicohistoria, en Ender, la sorpresa final, ... pero el mundo en si, no tiene porque interesarme.

    ResponderEliminar
  14. Sí, algo de eso me pasa a mi, Emilio. Me suele atraer más la idea o el germen que ha llevado al autor a escribir la novela que el tremendo esfuerzo de inventarse, por ejemplo, una civilización distinta, describiéndola prolijamente con todas sus componendas sociales, políticas, etc. Pero ya os digo que esto es ,claro, una apreciación personal. El auge enorme que ha tenido y tiene la novela ci-fi a lo largo de las décadas demuestra bien a las claras que las personas que la siguen no están para nada de acuerdo conmigo. ¡Lo cual es estupendo!
    Ahí va otro título de un relato muy breve, éste de John Wyndham, que yo considero obra maestra del género: "La rueda". Y añadiré otro relato más: "Arena", de Fredric Brown, en el que el futuro de la humanidad se dirime en un combate singular entre un humano y un representante de la raza alienígena, en un entorno inquietante y salvaje. Una peripecia emocionante llevada con mano firme y rotunda por el siempre interesante y en ocasiones (como es ésta) brillantísimo Brown.

    ResponderEliminar
  15. Como bien dice Emilio, cada cual realiza búsquedas distintas en sus lecturas. Y para más inri, los hallazgos son también desemejantes en muchos de los casos, y lo que es atractivo para uno quizá no lo sea para otro. A Emilio le gusta Dune de Herbert, y a mí no termina de atraparme, aunque reconozco su esfuerzo creador y su evocación grandilocuente. Y como éste mil ejemplos.

    Respecto a lo que dices, amigo Gantry, de que no sabes si hace falta crear nuevos mundos, etc., mi opinión es que en literatura nada es necesario, aunque todo importe en cierta medida. Lo bonito de la literatura es precisamente su libertad absoluta de miras y pareceres, de creación y desarrollo. Después está, evidentemente, su facultad de llegar más o menos al público lector.

    Dicho esto, tengo que reconocer que la perspectiva de calidad que planteas, la comparto absolutamente. Hay obras que me parecen entretenidas y simpáticas, pero para mí no son del calado y la brillantez que suelo buscar en la ciencia ficción y en la literatura en general.
    Bradbury, precisamente, es uno de los escritores que más admiro. Sus relatos me parecen de una hermosura y una tristeza sin precedentes. Tiene relatos de verdadera ambrosía emocional, como "El peatón" que comentas. Yo te aconsejo que leas, si no lo has hecho ya, "La sonrisa", uno de los avisos más demoledores que he leído nunca. Pero Bradbury tiene decenas de relatos maravillosos...

    Brown, otro escritor de pedigrí. Sus cuentos son memorables. Sturgeon y Simak son también narradores muy sugerentes. O Dick, con ideas geniales que luego han sido maltratadas por el cine.

    En fin. Declaro que me encanta la ciencia ficción anglosajona del siglo pasado. Y casi siempre me gustan más los relatos que las novelas.

    ResponderEliminar
  16. Dune me pilló en una época de exámenes en Sevilla, su lecura a combinaba con integrales, derivadas, momentos flectores y dibujo, mucho dibujo. Fue el contrapunto ideal. Yo diría que no existen las novelas preferidas, sino las novelas/momentos preferidos. Disfruté cada instante del Kiwisack Haderach o como se escriba, Chini, los gusanos, le melange, los guardias del emperador, los fremen, los efectos de la droga, la compañía, las brujas, el paralelismo con el islam, el petróleo, el clima, ... Una maravilla/momento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Había un relato de Clarke maravilloso, de un velero estelar...

      Eliminar
    2. Dune es una de las mejores novelas de ciencia ficción de todos los tiempos, no tengo duda alguna. Siempre está en la lista de las 20 ó 30 mejores obras del género.
      Sin embargo, por alguna razón que no logro explicar, su lectura no terminaba de cautivarme. No sé. Posiblemente sería el momento, como tú dices.
      Eso sí: me parecía una historia una tanto como de cartón piedra. La notaba muy distante a la Fundación de Asimov, por ejemplo, cuyo nivel narrativo pienso que es superior, con una elaboración inteligente. Fundación me atrapó desde el principio y luego fui buscando como loco todas las novelas asimovianas que estaban vinculadas a la serie.

      Lo que sí parece claro, según los analistas, es que las continuaciones de Dune (yo no las he leído) son bastante más flojas que la obra fundacional.

      Eliminar
    3. No recuerdo ese relato, pero seguro que es muy bueno, Clarke tiene relatos fascinantes. Muchos de ellos se publicaron en varios tomitos en Alianza.
      Uno de esos relatos, "El centinela", es el germen de lo que luego sería el proyecto de 2001 una odisea en el espacio, donde curiosamente fue primero el guión de la película y después el libro (que era una magnífica ampliación de ese guión). Clarke tiene también algunas novelas de gran calidad, como La ciudad de las estrellas y Cita con Rama, entre otras.

      ¿He dicho que me gusta la ciencia ficción?

      Eliminar
  17. Exacto, un tomito de Alianza, una nave espacial que se movía con la energía solar obtenida con unas alas desplegables enormes.

    ResponderEliminar