sábado, 13 de octubre de 2012

Zaffino y Batman

Photobucket

Potencia, poderío, vigor...son calificativos que podríamos fácilmente asociar al malogrado Jorge Zaffino. Argentino, dibujante que afiló y pulió sus lápices en aquel lejano Nippur de Lagash, Zaffino se trasladó después a los Estados Unidos donde, en una no muy larga pero sí intensa carrera, dejaría una contundente muestra de su portentoso talento para el dibujo. Tanto que su influencia bien puede rastrearse, posteriormente, en el trabajo de un buen número de sus colegas de profesión. Colosal en el dibujo de la figura humana, su tipo de trazo y de manchado denota una sabia asimilación de los grandes artistas del pasado, matizándolo, eso sí, a través de una perspectiva de lo moderno que se traduce en un dibujo final que puede ser tan austero en la línea como un Toth cualquiera, y tan expresionista en la mancha como, pongamos, un sabio y viejo Breccia. Sus dibujos nos hablan de un artista sensible y desbordante de medios, a la vez que de un autor comprometido con unos principios artísticos que no desatendió ni siquiera en los más industriales trabajos de encargo. De una historia de Batman publicada en el año 1996, proceden las viñetas que ahora admiramos. Son viñetas oscuras, tenebrosas, con claroscuros marcados a través de una precisión de escalpelo. Viñetas, en suma, de un consumado maestro en el medio. Y, por qué no decirlo, de una adecuación perfecta para un personaje como el murciélago de Gotham. Muerto prematuramente en el 2002, nos deja Zaffino huérfanos de un tipo de arte que no es fácil encontrar en nuestros días, y que lo acerca a otros tiempos en que tales posicionamientos gráficos eran, afortunadamente, más encontrables en cualquier página de cómics.

  PhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucketPhotobucket

5 comentarios:

  1. Magnífico y tenebroso este Batman, con un toque de locura muy apropiado al personaje. Esperemos que sea la primera de muchas entradas, amigo Gantry

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Emilio, por tus palabras. Lo del toque de locura está muy bien visto. Muchas de las expresiones que Zaffino ponía en el rostro de sus personajes (bien que en esta historia en concreto de Batman no lo haga), en el Punisher de Marvel sin ir más lejos, o en su visión de Conan, es cierto que nos pueden hablar de un mundo en el que hemos traspasado los límites de la cordura.
    Y eso, que espero seguir emitiendo entradas con cierta regularidad. Si miras de nuevo el blog, verás que me he animado y he subido una nueva. Desbordante de belleza, aviso.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  3. Coincido en que es una versión magnífica de Batman. Aquel "Batman: Black & White" de mediados de los 90 nos dejó un montón de historietas gráficamente sensacionales. Lo mejor de todo fue ver a artistas tan ajenos al género y al personaje dibujándolo, como Corben, Otomo, Liberatore o el propio Zaffino.

    Aunque quién también lo borda es Bruce Timm, dejándonos, con su estilo cartoon, la que para muchos es una de las mejores historietas de la historia del personaje.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Totalmente de acuerdo con lo de Bruce Timm, Mo. También a mí me parece que su historia descollaba sobre las demás gracias a su enorme talento para desarrollar sucintamente una historia ya de por sí de mucho interés, realizada además con un gran clasicismo narrativo, lo que la emparentaba, filmicamente hablando, con aquellas fantásticas películas de cine negro de los años cuarenta y cincuenta en las que, en apenas hora y media (lejos de las hiperbólicas más de dos horas que se gasta actualmente el cine "moderno") guionista y director contaban con pulso firme una gran cantidad de hechos y sucesos, por ende de lo más excitantes.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  5. Para ponerlo en castizo, 'este tio era un fenomeno'. Lo descubri hace apenas unos meses paseando por la red y enseguida le puse un link en mi blog... un artista que hay que revisitar muy a menudo. Un saludo

    ResponderEliminar