viernes, 16 de noviembre de 2012

LA TÉCNICA DEL CLAROSCURO































14 comentarios:

  1. Encuentro notable lo bien que se desempeña el trabajo de Cannif tanto en blanco y negro como en color, es realmente increíble, pero más allá de la habilidad (que genial lo es) del artista creo que en esa época los coloristas eran realmente unos titanes, hoy en día se echando menos buenos coloristas...

    Saludos!

    ResponderEliminar
  2. Ya lo habíamos hablado alguna vez, creo que con las dominicales de Frank King, con un dominio técnico del color apabullante:

    http://peciosenunaplayacualquiera.blogspot.com.es/search/label/Frank%20King

    Lo curioso es que con las posibilidades que brinda la tecnología hoy no se llegue a estas cotas de calidad.

    ResponderEliminar
  3. El trabajo de Caniff es impresionante, tanto en blanco y negro como a color, un narrador extraordinario.
    Efectivamente los coloristas de la época eran verdaderamente asombrosos, teniendo en cuenta los medios con que contaban.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Creo que no debe ser ajeno a todo esto la generación de ilustradores portentosos que se dio a caballo de los siglos XIX y XX en Nosteamérica. El mas grande historietista de todos los tiempos, Hal Foster, no dibujó comics hasta que se vió obligado a ello por la crisis del 29. Muchos vinieron atraídos por la fortuna que amasaron algunos de ellos, como Flag o Gibson. Raymond también se sintió atraído por este mundo de la ilustración. Quiero decir, que había un impresionante caldo de cultivo que propiciaba un altísimo nivel en todos los niveles. La Golden Age no fue mas que la punta del iceberg. Eso explicaría que tan pronto surgieran obras maestras como Krazy Kat o Little Nemo.

    ResponderEliminar
  5. No es fácil hoy en día encontrar artistas que manchen tan bien como estos titanes de antaño. Hay varios, con tendencias más modernistas,pero con bastantes carencias, pero los hay menos que aúnen la perfecta base de dibujo con el viejo gusto, la clase y la perspectiva de hoy en día. Modestamente opino que J.P. Leon es de estos últimos, un artista completo, de talento fuera de lo común, que dibuja como mquiere y que reparte negros con la sabiduría de los mejores colosos del cómic.

    Gran entrada, Emilio.
    Un saludo!

    ResponderEliminar
  6. Bellísima entrada y extraordinaria unidad didáctica para impartir en cualquier universidad, bien como asignatura o bien como curso de doctorado.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias, compañeros. Estaba pensando explicar esto a los del club de comic dentro de una semana. Yo pensaba que estas cosas se sabían, pero los chavales no saben ni quien es Caniff. Hace falta formarlos desde la base. Claro y conciso, muchos ejemplos, he pensado que ni tan siquiera saben lo que fue leer en la prensa diaria, dia tras dia, una serie. Los mas vejetes tenemos que pasar la información a los que empiezan.

    ResponderEliminar
  8. Es tremenda la influencia de Jijé en dibujantes como Gir o Hermann en sus inicios. Bueno, y no sólo en sus inicios. Lo cierto es que Gir arrastró durante demasiado tiempo, creo yo, el hecho de ser un calco del maestro. Caray, es que el francés fusiló milimétricamente el estilo de Jijé, ¿eh? Hay viñetas del maestro que parecen directamente sacadas de Blueberry, y viceversa.

    ResponderEliminar
  9. Es que no es que parezca, sino que lo son. La primera época de Blueberry es clavadita a Jerry Spring. Incluso se sabe cuales son las páginas que se deben al pincel de Jijé, sobre todo en El Jinete Perdido, y a la inversa, hay un album de Jerry Spring en el que la colaboración de Gir es patente (no recuerdo el nombre).

    ResponderEliminar
  10. Acabo de darme cuenta que Gir cierra un ciclo. A el llega la influencia de Caniff por Jijé, la culmina en Los Montes de la Superstición, pero toma nuevos derroteros en El ciclo de Chihuahua Pearl, en el que apuesta por la linea, como Raymond, y finalmente esa apuesta toma forma en El Mayor Fatal, donde además confluye otra potente influencia, la de Mac Manus a través de Hergé. Así que las dos escuelas de la BD quedan reunidas en Jean Giraud, pero toma forma en su otro yo, Moebius. ¿Como lo veis?.

    ResponderEliminar
  11. Me uno a las alabanzas. Por cierto, ¿se podría añadir a Jordi Bernet?, creo que es otro paso más en la evolución de este estilo, pero sin salirse del todo del mismo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  12. Bernet es uno d elos que tenía previsto introducir. En Dan Lacombe la influencia de F. Robins es palpable. Luego se va soltando hasta adquirir un estilo muy personal detras del cual se atisba a Kubert, por la frescura del trazo a tinta.

    ResponderEliminar
  13. Maravillosa entrada. Una delicia siempre ver el trabajo de éstos genios. Gracias

    ResponderEliminar