lunes, 12 de noviembre de 2012

Más favoritos


Ustedes me disculparán, señores, pero es que me he puesto a responder a Emilio en este post anterior, y me he debido extender tanto que el comentario excede los caracteres permitidos; con lo cual, me voy a permitir elaborar esta humilde entrada, a modo de extensión de tan interesante debate.


45 tacos son los que me adornan, caballeros, y tengo que decir, como han dicho otros ya aquí, que reducir a seis o a diez, o a quince, los autores o series que más nos hayan calado, me parece más complicado que reducir a los irreductibles galos de Goscinny y Uderzo.

Y quizás por ahí voy a intentar iniciar mi sugerencia de propuesta. Considero a Astérix una de las sagas mejor dibujadas y guionizadas de toda la historia de la comedia en el cómic. Siempre la he leído, de jovenzuelo, paralelamente a la de Tintín, y, aunque la magnífica síntesis de dibujo conseguida por Hergé me parece un acierto mayúsculo en el mundo historietil, sus historias “blancas” y algo, no sé, blandas, nunca me captaron del todo, al lado del gracejo, la malicia y el esperpento  de las tramas de Goscinny y la vivacidad expresiva y la elegancia del dibujo espléndido de Uderzo.

Luego, o a la vez, mejor dicho, ya que no voy a poner orden de lista, viene Alex Toth, con su Jesse Bravo. Autor completo en esta serie, Toth da un repaso magistral a lo que es poner en viñetas una historia: su limpieza de línea, su asombroso manchado, su aparentemente sencilla puesta en escena, su perfección narrativa, su falta de aparatosidad, su, en definitiva, uso de todos los recursos que un historietista tiene a su alcance, lo ponen muy por encima de casi todo lo que yo haya visto.

Junto a él, otro clásico, el “Spirit” de Will Eisner. Aún recuerdo cómo los integrantes  del fanzine que realizábamos en nuestra adolescencia nos maravillábamos, página tras página, con los hallazgos gráficos de este enorme y ocurrente genio de la historieta. Sus descubrimientos se contaban por docenas, por centenares sus viñetas portentosas, por miles sus genialidades a lo largo de décadas. Era como acudir a un parque de atracciones con cientos de aparatos que jamás hubiésemos visto antes y que estuviesen a nuestra disposición. Si a eso añadimos que luego Eisner dio muestras, en otras historietas, de enormes dosis de profundidad, reflexión  y hondura, convirtiéndose en uno de los verdaderos intelectuales del medio, no me negarán, señores, que estamos ante uno de los más grandes.

Citaré ahora a otro tandem creativo simplemente irrepetible: Lee y Kirby. Dos nombres de oro de los comics de tipos superheróicos en particular  y de los cómics en general, qué demonios. Y los circunscribiré a una saga, bien que en este caso, dada la descomunal producción de ambos, sea casi imposible. Pero diré que los que ambos hicieron con la saga de “Los 4 fantásticos” durante la década de los sesenta, quizá no haya sido superado nunca. El brillante ingenio, la imaginación desbordada, el arrollador despliegue de inventiva propuesto por estos genios se queda casi sin parangón, caballeros. La  Zona Negativa, Los Inhumanos, Galactus, El Doctor Muerte… y decenas y decenas de personajes y hallazgos visuales y de trama son cosas que siempre, siempre, quedarán en un rinconcito de mi corazón como momentos mágicos de la juventud. Y mira que siempre suelo decir, un poco a modo de “boutade” que Kirby  no dibujaba “muy bien”, no como Victor de la Fuente, por hablar de un genio del lápiz, pero es que Kirby tal vez haya sido el mayor y mejor rellenador de viñetas del planeta, una brutal y salvaje máquina capaz de llevar a buen puerto las más colosales hazañas. Un verdadero monstruo.

¿Por dónde seguir? Llevo tres, y me quedan tres. Sólo tres!!!
Bueno, voy a decir, cómo no, coincidiendo con vosotros, el “Mort Cinder” del viejo, sabio, vanguardista, experimentador incansable, insatisfecho descubridor de maravillas, querido y admiradísimo Alberto Breccia. Una obra monumental, de grafismo asombroso, inquietante e impar, de un autor también irrepetible. Un incontestable de la historia del dibujo.

Para mi quinta opción (me voy poniendo nervioso, viendo lo que se quedará por el camino)  voy a decir la saga “Las torres de Bois Maury”, digamos hasta el tomo 11 o 12. Hermann estaba pletórico y era dueño y consciente de todos sus conocimientos al comienzo de esta serie, pero es que, a lo largo de ella, es tan evidente su evolución a, incluso, una mejora estilística y de detalle, es tan delicado en la plasmación de ambientes y escenas, tan hermoso el color aplicado a infinidad de viñetas que semejan pinturas, que no en vano ejecuta una de las sagas acerca de aquella edad más recordadas y admiradas. La inteligencia de sus tramas, la verosimilitud de sus escenas,  la profundidad de sus personajes, ambiguos o contradictorios, siempre complejos, hacen de la saga una de las indispensables.

Y para terminar con este tremendamente injusto listado, pondré, volviendo al tema superheróico, la serie “Tierra X” , con historia y guión de Jim Krueger y Alex Ross y dibujo de John Paul Leon. Tierra X nos propone la inconmensurable tarea de poner junta y en una misma historia larga a todo el inabarcable universo marveliano, en una trama de tintes épicos y casi apocalípticos. Pero si el guión tiene ya argumentos como para captar la atención de quienes, como yo, se sigan dejando seducir en ocasiones por el tema de los héroes de pijama largo, el dibujo raya lo portentoso. John Paul Leon realiza un catálogo, un manual, un tutorial completo de cómo se puede  o debe dibujar, así de sencillo. Bebiendo de maestros como Toth, con un sentido de la mancha y del trazo fino-grueso como sólo tienen los grandes, Leon logra captar los grandioso de una historieta de dimensiones cósmicas a la vez que la cercanía y la intimidad de unos personajes que tienen, como en todo universo Stan Lee que se precie, sus propios, pequeños, íntimos y humanos problemas. Extraordinario Leon en un cómic para leer y releer.

¿Y todos los que han quedado fuera? Corto Maltés, Scorchy Smith, Príncipe Valiente, Ken Parker, El Corsario de Hierro, Haggarth, Rip Kirby, Alack Sinner, Cisco Kid, el Conan de Buscema, el Topolino de Figueras…
Entre ellas, algunos de los mejores dibujantes de la historia comiqueril (todos sabéis de mi devoción por el increíble dibujo de Víctor).
Pero, como hablábamos, quizás, de series por antonomasia, me han venido éstas a la mente, quizás discutibles por algunos de vosotros para estar entre las seis, pero sin duda de indudable categoría.

Largo comentario éste. Disculpen, caballeros, pero es que uno se deja llevar por la pasión y las teclas casi parecen apretarse solas…

Un saludo!!

7 comentarios:

  1. gantry,

    grandes, grandes series... si señor.
    Aunque yo he preferido hablar de autores porque en series evidentemente Asterix, Haggarth, Blueberry, Rip Kirby, Conan, Tarzán de Manning y El Eternauta de Oesterheld y Solano López son de obligatorio cumplimiento.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. ¡Pero, bueno, aquí todo el mundo haciendo trampa! Que si 6 autores son pocos y añado uno o varios más, que si me meto con las series y así de paso cuelo alguna otra alusión, que si este es maestro de fulano y mengano, que si...

    Bueno, no pasa nada. Yo también hice un poco de trampilla con ese invento de Ambrós and company.

    Quiero felicitar a Gantry porque nos ha explicado con maestría el contenido de su elección, al igual que también lo hizo Emilio con su espléndido ejercicio de síntesis, y lo mismo algunos otros compañeros. Se nota perfectamente que tenéis una amplia formación en esta materia.

    Elegir un número determinado de autores es realmente muy difícil, si no imposible. Yo pensé en 6 porque me forcé, siguiendo la propuesta de Emilio, pero hace dos años dije 15 y podría llegar perfectamente hasta 50 e incluso más.
    De lo que sí que estoy seguro es de que los 6 que he elegido me han tocado la fibra profundamente y han producido emociones de mucho caudal en mi vida. No son 6 autores que considere los mejores en la historia del cómic, sino 6 autores que han pergeñado el camino de mis sensaciones más entrañables en la lectura y contemplación de tebeos.

    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Tristán, ahora que hablas de El Eternauta de Solano, habría que recordar el portento que hizo el viejo Breccia con esa historia, ¿verdad? Una maravilla del horror y de la fatalidad, con una ambientación angustiosa de película clásica, tipo "La invasión de los ladrones de cuerpos". Un prodigio del maestro.

    Y agradecer a Jesús sus palabras y coincidir con él en la imposibilidad de confeccionar una lista que haga justicia a todos nuestros queridos autores. fijaos que yo ni siquiera he llegado a mencionar a Carlos Giménez, para mi vergüenza, siendo uno de los AUTORES más importantes habidos y por haber. Eso da una idea de lo que podemos estar dejándonos fuera.

    Y qué razón tienes, Jesús, al decir que nos dejamos llevar por aquellos que nos han tocado, de una forma u otra, esa fibra que cada uno lleva insertada en el ADN propio, aquella que vibra al unísono de tal o cual dibujante, de tal o cual trama. Y es lo mejor que podemos hacer, aunque un poco de corazón, y otro poco de cerebro, hagan la elección seguramente más equilibrada.

    Un saludo, señores.

    ResponderEliminar
  4. Si, todos teneis razón, hay mas, pero la lista de seis dice de uno tanto como la lista de los rechazados. ¡Claro que me duele haber dejado fuera a Raymond y Barry! Pero si el dibujo del primero era excepcional, los guiones han perdido con el tiempo, y si los guiones de Dan Barry no han perdido nada, su dibujo, siendo una maravilla, no los tanto el de los seleccionados. Prince Valiant es una obra redonda, insultantemente brillante. Flash Gordon no es comparable. Al menos esos son los argummentos que yohe barajado.

    ResponderEliminar
  5. Robert Crumb, Wally Wood, Will Eisner, Burne Hogarth, Frank King, Herriman, Palacios, Alex Toth, Tezuka, Hergé, Kojima, ... , todos ellos me gustan a rabiar, pero no son mis seis. Y de tods, sin dudarelo, los puedo reducir a dos: FOSTER y PRINCE VALIANT y GIR y BLUEBERRY.

    ResponderEliminar
  6. Emilio, eres contundente como ninguno, compañero. Y está bien que así sea, en un tema tan ameno y divertido como éste de citar a nuestros favoritos. De todas formas, como veis, todos andamos, más o menos, rondando los mismos nombres, lo que da una idea de que, en una lista más amplia, coincidiríamos prácticamente en todo, creo yo. ¿Y qué nos demuestra esto?
    Pues no sé...¿Que tenemos buen gusto?
    Un saludo!!!

    ResponderEliminar
  7. Yo creo que no, que cuanto mas amplia la hagamos mas saldrán. Poniendo solo 6, el nº de autores hasta ahora nombrados no creo que pase de 20.

    Por cierto, junto a Blueberry y PV, Asterix.

    ResponderEliminar