lunes, 10 de diciembre de 2012

The Spirit, de WILL EISNER, o la síntesis y perfección narrativa.

Photobucket Photobucket 



Solamente con estas dos páginas, la cabecera y la segunda página de la historia de The Spirit titulada "El último tranvía", uno se da cuenta de que está entrando en una categoría especial de cómic. La del original, la del inventivo, ingenioso, chispeante, divertido, la del maravillosamente dibujado y contado...en fin la del mejor posible. Algo diferente y genuino se cocina en centenares y centenares de páginas de esta saga impagable de un autor completo, maestro de maestros. 

Cuando, unas entradas atrás, Emilio nos proponía la idea de nombrar algunos pocos de nuestros cómics preferidos, yo no tuve titubeo alguno en nombrar, en lo más alto de ellos a este The Spirit, cumbre y cima de la historieta mundial. O así lo recordaba yo, ya que hacía un tiempo, largo, que no me zambullía entre sus páginas, entre sus páginas concienzudas e hilarantes, entre sus tramas breves mezcla de intriga, pesquisa policial, comedia clásica y casi slapstick a lo Buster Keaton. Así que me puse a rebuscar, me senté y volví a mirarme las páginas eisnerianas. 
 Y no, no andaba errado, no. 
The Spirit mantiene en el recuerdo una huella imborrable no por azar o casualidad, ni por momento histórico o por nostalgia alguna,sino por causas claras y precisas, a saber: una ocurrente e inteligentísima utilización de todos los medios expresivos habidos y por haber que se hayan forjado en el mundillo de la técnica historietística, unas tramas que son modelo de síntesis narrativa y que, en unas escasas páginas , proponen y desarrollan una historia completa, y un dibujo realista-caricaturesco , decididamente expresionista y plagado de tantísimos hallazgos visuales como pocos autores pueden presumir hoy en día. 
No es, por tanto, por casualidad que Eisner sea considerado de entre lo más selecto del grupo de los elegidos para ser considerado como un superclase. 

 Las cabeceras que subo aquí, pocas para tanto de bueno que se podría haber elegido, muestran bien las capacidades de un genio en estado de gracia. Algunas son obras maestras absolutas de lo que debe ser la labor de síntesis y concisión en la presentación de una historia. Un par de apuntes de texto de apoyo, algún bocadillo, uno o dos personajes, onomatopeyas variadas, un habilidoso juego de luces y sombras...y voilá! La magia aparece. En otras ocasiones, la maestría al contar de manera muda, sin el apoyo de la palabra, nos deja boquiabiertos, y la magia se multiplica. 

 Sirva esta entrada como sincero homenaje y recuerdo a una obra imperecedera de un maestro irreemplazable.


Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
Photobucket
 

3 comentarios:

  1. Una maravilla que en su día no supe apreciar, cuando Norma lo editó, cambiando el tamaño a los 5 números o así. Sin embargo cuando leo la shistorias completas he de reconocer que que las encuentrom dificiles de seguir, dado el nivel de síntesis del maestro. Ya en su etapa de novela grafica cambia a un ritmo mas pausado.

    ResponderEliminar
  2. Para mí, The Spirit de Eisner representa, sobre todo en su etapa madura, el cómic total y la narración gráfica absoluta. Una interacción perfecta entre dibujo y guión, que da cómo resultado una ritmo narrativo preciso y envolvente. Por no hablar de la constante y atractiva experimentación gráfica, en la que Eisner aventaja a medio mundo y se coloca en la cúspide de las maravillas jamás dibujadas.
    Eisner es uno de mis seis. Desde siempre.

    ResponderEliminar
  3. Tal vez sea cierto lo que dices, Emilio. Es tal la utilización de elipsis y transiciones rápidas por parte de Eisner en estas mini-historias de Spirit, que, en ocasiones, hay que leerlas con mimo para saborear lo que consigue narrativamente hablando. Pero, a la vez, suele ser tan ingenioso, que se le pueden perdonar esas pequeñeces, creo yo.
    Como Jesús, pienso que esta serie, y trabajos posteriores del maestro, representan una especie de paso más allá para las posibilidades de la historieta, en una labor de búsqueda e innovación constantes. Uno de los seis de mi lista, también.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar