jueves, 30 de mayo de 2013

URBANISMO Y COMICS: HAUSSMANN & IBAÑEZ & MOEBIUS

En el Paris de Haussmann las distintas clases sociales se repartían el espacio disponible en vertical, cuanto mas alto menos dinero se tenía, pero se compartía escaleras y espacio público. 


Segregación social en vertical

La llegada del ascensor de Otis tuvo como efecto perverso la eliminación de estas diferencias.  Las buhardillas pasaron a llamarse áticos, equiparándose en precio a las demás plantas. Los menos adinerados fueron desplazados a suelos mas económicos, necesariamente situados en la periferia de las ciudades. La segregación social se produjo en horizontal. Los espacios públicos de calidad se quedaron en los centros y las zonas verdes en las afueras, llamándose zona verde a cualquier suelo no edificado. Apareció el zoning como técnica urbanística y la diferencia entre el centro y las barriadas se acusó profundamente. 


Segregación social en horizontal

En 13 Rue del Percebe, Ibáñez recurre al esquema de Haussmann, y ello a pesar de tener ascensor o, seguramente, por eso mismo, por estar siempre estropeado. El moroso vive en la buhardilla, y el ladrón y la madre soltera en  en la última planta, quedando el resto para gente de mejor vivir: la solterona, el veterinario, el sastre y la pensión, con la portería y el tendero en planta baja. 



Este mismo esquema, vertical pero invertido, es  trasladado al futuro por Jodorowsky y Moebius, a la ciudad pozo del Incal, donde los niveles de depravación crecen con la profundidad. Los sicarios del Amok esperan en lo mas profundo, junto al lago de ácido que todo lo disuelve.

Suicide Avenue de la Ciudad Pozo del Incal

6 comentarios:

  1. La diversión con 13 Rue del Percebe estaba garantizada con la increíble galería de personajes, a cual más pendenciero. Pero además, Ibáñez jugaba en ocasiones con los efectos de la composición y nos brindaba al 13 sumido en la niebla, a oscuras o arrollado por una helada. Las variantes eran muy numerosas. Gustaba ver también los disfraces de la araña, siempre colgada del hueco de la escalera, o las atrocidades que el gato intensaba hacerle al perro.
    Un viñetario genial.

    ResponderEliminar
  2. Creo que eran 13 chistes por página. Se situaba un paso antes que un comic y un paso mas alla de un chiste. Las que tenían un hilo conductor eran casi casi una historieta.

    ResponderEliminar
  3. El hombre que vive en la alcantarilla me parece también una idea muy original.

    Son 7 pisos, a los que hay que sumar la tienda de ultramarinos, la portería, la azotea, la escalera y la calle. Total 12 escenarios. Pero si añadimos todo el conjunto nos da 13.

    ResponderEliminar
  4. 01. El sin casa que vive en la alcantarilla.
    02. La portera.
    03. El tendero.
    04. La pension.
    05. El veterinario.
    06. El sastre.
    07. La solterona amante de los animales.
    08. La madre con los niños terribles.
    09. El caco.
    10. El gato.
    11. El moroso.
    12. El ascensor.
    ¿13?

    ResponderEliminar
  5. Si, es como un chiste mas, el nº 13 inexistente.

    ResponderEliminar
  6. Se os olvidan las arañas que salían, siempre que el globo de texto lo permitía, en el último piso, junto al ascensor.

    Saludos.

    ResponderEliminar