jueves, 17 de octubre de 2013

Desde donde me llega la memoria, leo tebeos ...(I)

Desde donde me llega la memoria, leo tebeos. Tebeos de todo tipo y origen, sin que pueda resistirme a ello. Pasan los años y lo que era una afición entre muchas, coge fuerzas y termina siendo la mas duradera de todas, tanto que empiezo a escribir sobre ella, a buscar las causas de esta afición, por otra parte, tan minoritaria.

Una causa bastante plausible es su situación a caballo entre la novela de aventuras, que en su tiempo me apasionó, y el dibujo, en el que profesionalmente como arquitecto profundicé. Es precisamente el uso del dibujo con fines narrativos uno de los factores a considerar.

Otro, no menos importante, fue la vinculación de determinados momentos vitales con algunos cómics emblemáticos que han ejercido sobre mi una gran influencia, todos ellos de una extraordinaria calidad.

  • Tintin de Hergé
  • Asterix, por René Goscinny y Albert Uderzo
  • El Capitán Trueno, por Victor Mora y Ambrós
  • Flash Gordon, por Alex Raymond
  • Flash Gordon, por Dan Barry
  • Mathai-Dor, por Víctor de la Fuente
  • Tarzan of the apes, por Burne Hogarth
  • Mort Cinder, por Germán Oesterheld y Alberto Breccia
  • Corto Maltese, por Hugo Pratt
  • Conan the Barbarian, por Roy Thomas y John Buscema
  • Liutenant Blueberry, por Jean Michel Charlier y Jean Giraud
  • Bloodstar, por Richard Corben
  • El Incal, por Alexandro Jodorowsky y Moebius
  • Prince Valiant, por Harold Foster

No sabría con cual quedarme, pero si se que con los años he terminado teniéndolos todos, las colecciones completas que siempre deseé y nunca tuve. Con ellos he disfrutado cada momento de lectura y nunca me han aburrido.

2 comentarios:

  1. Amén... Una lista sin duda sublime, de una calidad abrumadora, a la par que variada. Obras maestras del cómic todas ellas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Emilio:
    Una lista maravillosa que habla mucho de tu buen gusto y sienta las bases de tus geniales montajes sobre el mundo del cómic que todos admiramos.

    A mi ocurre exactamente igual que a ti: prácticamente mis primeros recuerdos de infancia son aquellos en los que estoy leyendo los cuadernillos del Capitán Trueno y el Jabato. Después, recuerdo que en casa de un amigo conocí los álbumes de Tintín y ya nunca los abandoné. Otro momento impactante fue la lectura de Paracuellos, absolutamente imborrable. Spirit, Haggarth, Matahai-Dor, Blueberry, Corto Maltés, El Cid, Las Torres de Bois-Maury, Thorgal, Torpedo, y sobre todo Príncipe Valiente son las obras que más me han gustado, con el añadido de las primeras temporadas de algunos superhéroes Marvel, también el Tarzán de Manning, las viñetas de Coll, Angelito de Vázquez y Sir Tim O'THeo de Raf.

    ResponderEliminar