lunes, 28 de octubre de 2013

UNA MARAVILLA DE JOSÉ ORTIZ: "El asesinato de la calle Morgue"

De justos sería reconocer que José Ortiz fue uno de los máximos puntales de la prestigiosa editorial Warren Publishing. Y no sólo por ser el autor que más historietas dibujó, nada menos que 120, sino porque su característico sello de calidad y espléndida factura logró situarle entre los más admirados dibujantes y especialmente entre los grandes creadores de terror gráfico.

Lúcido, impactante, soberbio, arrollador... 
Se agotan los adjetivos a la hora de describir muchos de los trabajos de un Ortiz en estado de gracia, que llegó a la Warren como un reputado dibujante y salió de ella convertido en un modelo internacional


Vampus 50
1973










Impresionante página en la que Ortiz utiliza diversos enfoques e insólitos puntos de mira
Una auténtica genialidad

15 comentarios:

  1. Jesús,

    una impresionante adaptación realizada por un maestro del comic. Un regalo para la vista y el intelecto. Gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo con vos, amigo Tristán. Por mi parte, Ortiz es uno de los autores que más admiro desde siempre, desde sus cuadernillos de Sigur y Pantera Negra hasta su impresionante Tex, pasando, por supuesto, por sus épocas doradas de la Warren, la Fleetway y Toutain. Un maestro absoluto.

      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Sin duda el trabajo de Ortiz en la "Warren" es, en términos generales, lo mejor de su carrera (salvo algunas excepciones que simplemente son correctas, comprensible dado su enorme producción). Su trabajo dio una lección maestra de el claro/oscuro, el juego de luces y sombras, creación de atmósferas y ambientes apropiados; y siempre dentro de su propio estilo y personalidad. Lastima de recopilatorio bien reproducido de sus "obras maestras" para disfrute de aficionados y referencia de profesionales.
    Enhorabuena por tus siempre acertadas entradas Jesús.

    Un abrazo.

    PD: En las revistas de la Warren dieron lo mejor de su carrera casi todos los dibujantes españoles que tuvieron la oportunidad de trabajar para ella.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola, amigo Horacio. Como siempre tus comentarios nos ilustran.
      Coincido contigo en que para muchos autores españoles su época Warren fue de lo mejor de su carrera. Ortiz, Bermejo, Maroto, Monés, Torrents, Brocal, Beà, Mas, Martín Salvador y algún otro realizaron obras de enorme calidad, prácticamente irrepetibles.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Pues sí, las revistas de Jim Warren vieron lo mejor de la carrera de muchos garndes artistas españoles, y Ortiz fue uno de los principales casos, tanto por cantidad de historias realizadas como por la calidad de todas ellas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Opino igual, amigo Mo. La calidad de las historietas de Ortiz es apabullante. Para mí no tiene nada que envidiarle a los grandes popes del terror USA.

      Abrazos

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Una gran entrada y una historieta magnífica, realizada magistralmente con una impecable planificación.
    Totalmente de acuerdo con Horacio Diez, el trabajo para Warren es impresionante.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En efecto, Francisco. Sus trabajos para la Warren rozaron la perfección. Su serie sobre Jack el destripador es insuperable, amén de sus versiones de los cuentos de Poe, como el presente.

      Un abrazo.

      Eliminar
  6. Enorme calidad y un placer poder disfrutar de este comic en toda su plenitud. Muchas gracias, Jesús.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Viendo esta fantástica historieta de Ortiz, me vienen a la cabeza, de sopetón, las obras maestras que Luis Bermejo hizo también sobre textos de Poe. Hablo, claro, de "El demonio de la perversidad", y de "El hombre de la multitud", un prodigio de detallismo, delicadeza, claroscuros y manchas dignas de un Battaglia, y, sólo al alcance de unos pocos. Bermejo estaba en ese momento creativo sencillamente desbordante. Y aunque Ortiz me parece espectacularmente fresco y desenvuelto en esta historia que nos presentas, Jesús, el trabajo de aquel Bermejo me parece que atesora unos kilates de una calidad verdaderamente superlativa. Bermejo estaba tan considerado que, en un número americano de Creepy, el 71 de mayo del 75, llegaron a realizarle una especie de homenaje, haciendo que el contenido de la revista fuese ocupado por él al completo con cinco sensacionales historietas en las que, tal vez sin alcanzar esos logros mayúsculos de las obras sobre Poe, daba una muestra irrebatible de su calidad y versatilidad. Grande Ortiz y muy grande Bermejo en aquellos trabajos que agrandaron la fama de las revistas Warren.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
  8. Ortiz, Bermejo, Beà... hicieron grandes trabajos en Warren pero de José Ortiz quiero destacar su impresionante trabajo en Las mil caras de Jack el Destripador, para mí una de sus cumbres en su carrera.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Gracias por rescatar esta maravilla y homenajear a nuestro apreciado José Ortiz. Tuve la inmensa suerte de conocerle personalmente en Gijón dos meses y medio antes de su fallecimiento. Un abrazo, Jesús

    ResponderEliminar
  10. Ciertamente Bermejo y Ortiz conformaban (en compañía de otros) una época irrepetible del cómic. Me cabe el honor de haber participado en lo que pude de aquella proyección de Creepy, Eerie y Vampirella, proyección que desde aquí no acertábamos a dimensionar.
    Bermejo estaba más cercano a mis gustos en cuanto recordaba en sus aguadas, sus composiciones y su humor implícito al maestro Bataglia. Ortiz era un prodigio de facilidad para el dibujo, para mi (y acepto críticas) este era su mayor virtud y posiblemente su único "defecto". Junto a maravillas totales como "El pozo y el péndulo" de Poe, tiene historietas que en su brillante facilidad "aparentan" cierta"prisa", incluso descuido en su elaboración. Aunque lo cierto es que sólo un genio como él puede permitirselo.

    ResponderEliminar