domingo, 1 de diciembre de 2013

UNA MARAVILLA DE ISIDRE MONÉS: "Berenice"

Seguimos con el material de la Warren Publishing y seguimos con la extraordinaria aunque aterradora imaginación de un tipo que se hizo llamar Edgar Allan Poe.
Esta vez le ha tocado el turno al gran Isidre Monés, brillante autor y mejor amigo, cuyos dibujos en esta versión irrepetible de "Berenice" se salen literalmente de las páginas y nos poseen, nos dominan y nos empujan a la locura. Isidre realiza posiblemente uno de sus mejores trabajos para la franquicia norteamericana, manipulando a su antojo esponjas, cuchillas, difuminos, tintas y pinceles, exhibiendo una impactante composición que otorga el máximo de osadía a su intento de hacernos sentir el horror más profundo.

Vampirella, 6
(1975)









17 comentarios:

  1. Totalmente de acuerdo contigo, esta es una de las mejores historietas de este gran autor. Una magnífica adaptación del relato de Poe, y un impresionante trabajo gráfico.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Incluso para el propio Isidre, como ha reconocido en varias ocasiones, se trata de una de sus mejores historietas. Es un alarde de técnicas difícil de superar.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Totalmente de acuerdo, genial obra del gran Isidre.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un trabajo excepcional que se puede situar sin complejos entre lo mejor de la Warren.
      Un abrazo

      Eliminar
  3. Jesús,

    simplemente por la viñeta final es un trabajo impresionante, pero toda la historia està ejemplarmente planificada, narrada e ilustrada. Una maravilla.

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón: la viñeta final es impresionante. A mí me gusta mucho su primer página, bellísima y equilibrada. En realidad, todo el trabajo rezuma brillantez y originalidad.
      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Isidre hace justicia al horror de Poe en estas viñetas.Todo lo macabro, lo surrealista, lo onírico, lo aterrador del poeta, está ahí. Sus paranoias, sus fobias y filias, sus miserias y bellezas inquietantes son barro en las manos de Isidre para construir imágenes evocadoras y pesadillescas, de ésas que no se olvidan ni el el más profundo de nuestros sueños.
    Gran entrada, Jesús.
    Y menuda la labor que estás realizando. Todos te lo agradecemos, compañero.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como tú dices, Isidre capta perfectamente el mundo interior del señor Poe. O al menos así nos parece, dado que nos produce efectos muy similares.
      Un abrazo, Gantry.
      La labor no tiene mérito. Sólo voy reuniendo a los dibujantes que tanto admiro, a vueltas de un escritor que para mí es un auténtico genio.

      Eliminar
  5. He vuelto a releer el relato de Poe para comprobar si me fallaba la memoria... y no me falla. Todo parecido de la historieta con el relato es por pura coincidencia.
    ¿una "magnífica adaptación" del relato? No Niego que la atmósfera no esté conseguida, pero la trama está pervertida por completo. Un suspenso para el señor Margopoulos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Álvaro. Como podrás ver, no he hecho comentario algunos en estas últimas entradas respecto al guión o la adaptación. Me centro únicamente en los hermosos dibujos de nuestros grandes artistas. Me gusta demasiado Poe y no quiero entrar en ese asunto.
      Aún así, como bien dices, la atmósfera recuerda poderosamente los efluvios de horror del gran escritor.

      Gracias por tu indicación y tu comentario.

      Eliminar
  6. Isidre es uno de esos dibujantes que supo adaptarse a todos los estilos y sacar lo mejor de los grandes dibujantes. Aquí, aparte de los manchados a lo Battaglia y los rasgados a lo Breccia, se ve la influencia de Félix Mas en los dibujos etéreos de la chica. Y no lo digo menospreciando el trabajo de Isidre, sino para demostrar el talento que tiene (además él era entre los más jovenes de los españoles de la época Warren, lo cual demuestra el talento asombroso que tenía ya por entonces). Siempre me gustaron las adaptaciones que Isidre hizo de los clásicos del horror,y a pesar de saber que él detesta los cuentos de terror, se desempeñaba muy bien dibujándolos, jo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, Diego. Battaglia, Breccia y Mas están presentes.
      El propio Isidre me lo ha comentado en más de una ocasión. En aquella época estaban interconectados, probaban los mismos recursos y contrastaban los resultados en unos y en otros. Battaglia y Breccia eran dos de los grandes referentes, sin duda. Pero en Isidre también puede verse a Beà, Bermejo, Miralles, Siò y otros. Y lo mismo sucede a la inversa: alguna de las huellas de Monés se percibe flotando en los trabajos del resto de españoles.
      Después, como recuerda siempre Isidre, conocieron a Moebius y todo cambió.

      Eliminar
  7. Yo también creo que la adaptación, a nivel de guión, no es buena. Sin embargo, el dibujo de Isidre sublima esta carencia, y nos trae vívidamente el mundo entrevisto de Poe. De todas formas, aun en adaptaciones que respetan más los textos del poeta, y siendo honestos, no es posible trasladar las hermosuras y los horrores en toda su plenitud, por lo que las historietas son, creo yo, un pálido reflejo de los cuentos originales. Hace tiempo, en otra entrada que realicé para este sitio, comentaba yo acerca de tres adaptaciones de La caída de la casa Usher, y tambié podríamos haber hablado de la insuficiencia de las adaptaciones para con el maravilloso relato de Poe.
    Mejor, como decís, centrarnos en la labor de los dibujantes, hábiles traductores de tanta fascinación.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Yo creo que lo de adaptar las historias como en los libros es casi que imposible. Sobre todo con autores de antes del siglo XX, que exprimian más los sentimientos o angustias de los personajes, que otra cosa. Por ejemplo, ¿cómo adaptar «Los crímenes de la calle Morgue» visualmente, cuando toda la historia transcurre dentro de una habitación en la que dos personas están hablando y resuelven un misterio así, sin moverse del recinto? Imposible, o sí, pero sería la adaptación más aburridora del mundo (que sea en un tebeo o en el cine), por eso hay que tomarse unas libertades.

    Berenice es una historia bastante difícil de adaptar tal cual, pues si mal no recuerdo, todo sucede dentro de la mente del personaje.

    ¿Y quién me dice de cómo adaptar El Cuervo? Para mi hay que tomar libertades en estos casos, para "ilustrar" algo de interés y no simplemente un pájaro voleteando dentro de una habitación... Bill Elder hizo una adaptación bastante cómica para MAD, guardando el texto original... y funciona, aunque el poema ni sea cómico!

    ResponderEliminar
  9. Gracias Jesús por recordar este cómic con casi 40 años a sus espaldas, y gracias tambien a todos por vuestros comentarios, en ocasiones descubro detalles e intenciones en mis dibujos que ni yo mismo había advertido, y eso siempre es enriquecedor.
    Tienes razón Alvaro, muchas de esas adaptaciones no sólo eran demasiado banales , sino que alteraban el verdadero sentido del autor, pero tal como comenta Diego, es casi imposible traducir en imágenes y en un par de folios de texto el infierno mental y el diálogo interior de los atormentados personajes de esas historias góticas.
    Lovecraft o el propio Kafka, crearonn mundos oniricos más descriptivos, pero con Poe es fácil perderse en sus locuras filosóficas, (pienso en El Cuervo) y no llegar o pasarse.
    Esta historieta y "Oil fo dog" ,otro maravilloso relato de Bierce, son mis preferidas, ambas de mi primera época, donde como en toda ópera prima, acumulas todo el arsenal de procedimientos, pues no sabes cual escoger.
    Referentes muchos, y habeis afinado, Bataglia y Brescia, que descubrí en la revista "Linus" y tambien el gran Toppi.
    Sió y el elegante y "Art Nouveau" Felix Mas, Maroto y Bermejo, pero este fué más tarde, (pienso que él y yo admirabamos a Bataglia) El amigo Beá, más en su concepto de relatar que en su dibujo.
    En aquellos 70, todos bebíamos de Gustav Klim, de Mucha, de los Prerafaelitas, de AlmaTadema, del gótico y las miniaturas turcas, y de los grandes ilustradores vivos o muertos, de Artur Rackham, Howard Pyle, o de los Milton Glaser, Bernard Fuchs y otros genios que aparecian en aquellos "Ilustrators" que devorábamos.
    Será dificil que se de una generación con esos dos ingredientes: Inquietudes artísticas y dinero suficiente (aquellos dólares de los 70) para poder trabajar sin ninguna prisa en una página o una sóla viñeta.
    Snif.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Para mí recordar estos cómics es un acto de justicia, además de un placer absoluto. Y como tú dices, aquella época es irrepetible. Vuestra experimentación y vuestra calidad fueron extraordinarios, y de ellos bebieron los autores que vinieron después. Se trata de la historia de nuestro cómic, lo que ya se tendría que estar estudiando en los institutos y universidades.

      Eliminar
  10. Felicitaciones para Isidre Monés por este gran trabajo. Un alarde técnico, teniendo en cuenta la dificultad de adaptar este tipo de historias "psicológicas" al comic.
    Y gracias de nuevo a Jesús Duce por esta magnífica entrada, y van........

    Saludos.

    ResponderEliminar