sábado, 10 de mayo de 2014

FRIDAY FOSTER, POR JORDI LONGARÓN PARA EL CHICAGO TRIBUNE

más bueno: algunos comenzaron a pasar a tinta moviendo la mano, imitando el temblor de Longarón:  era una estupidez. Hace unos 10 años lo volví a ver, su enfermedad (a menos que estuviera sujeto a un tratamiento muy específico) parecía estacionada, a sus 73 le temblaban las manos igual que a los 15. Una vez nos confesó: «Si me curan ya puedo buscarme otra profesión».



Starr  —como tantos americanos— confesó que admiraba mucho a Longarón. Jordi Longarón se hartó del cómic, pasó a la ilustración y finalmente a la pintura. Hace una suerte de neoimpresionismo muy efectista pero exageradamente comercial.Te adjunto dos páginas dominicales muy mal impresas de su personaje Friday Foster.



4 comentarios:

  1. No conocía está peculiaridad de Longarón. Fue un gran dibujante de cómics que, junto con Badia Camps, marco un estilo en el cómic romántico inglés seguido por muchos españoles. Y no olvidemos el icono del soldado de las portadas de "Hazañas bélicas", sus múltiples portadas de guerra y westers. En "Friday Foster" hizo un gran trabajo al que no acompaño el guión, pero su trabajo sigue siendo una referencia.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Grandísimo Longarón!!!
    Nos vimos bastante en los 70 y 80. Genial dibujante, su toque de pincel era único.
    Era increíble ver como controlaba el temblor de su mano cuando tomaba un pincel!
    Era un ejemplo observar como gestionaga el trazo y la mancha.
    En los 80, trabajé un tiempo (me cansé pronto, creo que antes que ellos de mi) para una revistillas inglesas de guerra, casi invariablemente, la página constaba de 2 viñetas, que aunque el formato era pequeño, requerían escenas bastante complejas.
    Naturalmente los ingleses eran los buenos, y la documentación precisa para cunplir debía ser prolija, yo, aparte de los spitfires y cuatro armas más, desconocía el total del arsenal de los ejercitos a la greña. Pero ahí estaba el compañero Longaron, en aquella época huérfana de google y con pocos libros de importación sobre el tema, él era la salvación.
    Su casa, cerca de donde desde los 90 pasa el cinturón de ronda, era un museo de maquetas de tanques, aviones, así como catálogos ilustrados, su casa parecía una sucursal de "Palau" de la calle Pelayo. Allí con una polaroid, te llevabas el "stuka" de marras y encima en acción, en un pispas.
    Cordial, buena persona, fantástico dibujante e ilustrador, que más se puede pedir!!

    ResponderEliminar
  3. Una maravilla de artista... Ojalá alguien tuviera en cuenta Friday Foster para ser publicada en España.

    Saludos.

    ResponderEliminar