viernes, 23 de mayo de 2014

FRIEDERICH SCHINKEL

2 comentarios:

  1. Es curioso constatar que Schinkel que como tantos otros artistas del 19, cultivó la pintura y la arquitectura, dejó de pintar al ver las obras del romántico Caspar D. Friedrich y, segun dicen, "acongojarse".
    Tambien es curioso observar como a diferencia de otros alemanes e ingleses que, mirando a atras sin ira, se enamoraron del gótico (arte que les corrrespondía) él se inspirara en la arquitectura greco/romana
    Más extraño, teniendo en cuenta que el neoclásico greco/ romana, era el estilo elegido por sus "enemigos políticos: Los franceses con su Paris de Haussmman, o los rusos con su San Petersburgo afrancesado.
    Magnifica la comparacioón de proyectos entre una nave de templo romana y una gótica en el ultimo archivo.
    Yo, (para gustos estan los colores) soy más de gótico que de Neoclásico, por eso flipo con el modernismo más medievalizante o bizantino de un Domenec i Muntaner o un Puig i Cadafalch, que los más eclécticos o los "noucentistes" de una década posterior.
    Son cosas mias, pero doy gracias a que la eclosión del Modernismo europeo, Sezesione, LIberty, Art nouveau,Jugendstil, con sus variados nombres, coincidiera con la eclosión del "Ensanche" barcelones de Cerdá.
    De no ser asi en lugar de las maravillas que desde hace años vienen a fotografiar los japones (durante un tiempo los unicos en valorarlos) tendroiamos mogollón de edificios neoclásicos.... BUeno, quizas algunos lo hubieran preferido.
    Estas casualidades historicas son la causa de cosas maravillosas como la "Gran Vía de Madrid" construída en los años 20, con este aire newyorquino, y con edificios magnificos como el "Palacio de la Prensa" o el "rascacielos" de la plaza Callao, bien conocido por el anuncio de "Sweppes" y (lo que son las cosas) por el film "El día de la bestia"

    ResponderEliminar
  2. En Sevilla fue el regionalismo de Aníbal González el que adoptó la burguesía y el que dio forma a la ciudad hoy considerada histórica, porque lo que vino después, esa barriadas de miles de viviendas no tiene nombre ni personalidad siquiera, salvo honrosas excepciones que nos recuerdan que se pudo haber hecho mejor. En Hielva es parecido pero en chiquitito e influencia portuguesa.

    ResponderEliminar