viernes, 23 de mayo de 2014

MUCHO TURNER

3 comentarios:

  1. En esas cuatro entradas sobre Turner, se observa esta evolución del genial artista: Del naturalismo idealizado a lo Constable, a la naturaleza bella y terrible (aquello de lo bello y lo sublime, la Naturaleza como simbolo divino) que tan bien asimilaron los americanos de la Escuela del Hudson, y de aquí, simplificando cada vez más, de un impresionismo furioso al "casi abstracto" de estas acuarelas que casi anuncian a Kandinski.
    Yo me quedo con el Turner más impresionista, el del vapor, del tren y las atmósferas.

    ResponderEliminar
  2. Has tocado un tema de los que me apasionan: la escuela del rio Hudson. Y si, la evolución de Turner es como dices, solo falta poner fechas. Es increible la capacidad dea nticipación de este visionario.

    ResponderEliminar
  3. Seguimos compartiendo emociones, Emilio.
    En el año 2000, en una de nuestras visitas a Madrid, coincidimos con una bellísima exposiciín en el Tyssen Bornemisza, "Explorar el Eden, Paisaje Americano del XIX" Alli estaban Homer, Church, Thomas Cole, pintores poco conocidos aquí.
    Aquellos pintores que primero en el rio Hudson, luego en los Aphalaches, y más allá del gran rio, hasta las desconocidas Rocosas, junto con los primeros daguerrotipes, tomaban apuntes desde sus caravanas, (Remington, pintando los indios que se dejaban) para luego de nuevo en la costa Este, y en sus estudios, recrear grandes lienzos y dioramas para epatar al ya entonces urbanita con las maravillas del lejano y salvaje oeste.
    De aquella visita a Madrid, junto a algun objeto comprado en el rastro, conservo como oro en paño, un libro /catálogo de 256 páginas, editado para la exposición, con el patrocinio de Bancaja.

    ResponderEliminar