martes, 3 de junio de 2014

FREDERICK EDWIN CHURCH (escuela Río Hudson)

2 comentarios:

  1. ¡Qué pinturas! ¡Qué luces! ¡Qué colores! Este autor siempre me ha parecido extramundano, inalcanzable, maravilloso.

    ResponderEliminar
  2. Estoy contigo, Jesus; magnífico pintor. Magníficas obras de grandes dimensiones y dificilísimas de comprender como pudieron crearse con los medios de mediados del 19. Me imagino el pintor ante las cataratas del Niágara,"Petra" en Jordania o una sublime puesta de sol sobre un majestuoso rio. De allí sólo pudo llevarse algun daguerrotipe en blanco y negro, y apuntes en color del natural. Con esos elementos, en su estudio, construía lienzos de 2 metros con esos paisajes increíbles que nadie en occidente había podido entrever.
    Pero su genio, va más alla del paisaje naturalista y realista al uso. Observo en la imagen de "Petra", un atrevido enfoque, enmarcado en grandes zonas de sombra laterales, que los fotógrafos, incluso en el cine "En busca del Arca perdida" han repetido hasta la saciedad.
    Otro hallazgo increíble, en la segunda imagen de las cataratas del Niágara, varias zonas de luz como de focos abiertos entre nubes, iluminan (anunciando los paisajes simbolistas de fin de siglo) de forma escenográfico, incluso en primer plano, abajo derecha, un zona ilumina unas rocas y crea un asomo de arco iris, que en el archivo debe ser muy poco comparado con la monumental tela.
    En fin, Marti Alsina, Vayreda y Urgell, buscaban tambien esos efectos y Mir y Anglada, Camarasa desde un impresionismo más avanzado, y aun poco valorado.
    Gracias chicos.

    ResponderEliminar