jueves, 12 de junio de 2014

JEFFREY JONES

3 comentarios:

  1. Gracias a vosotros, acabo de saber cosas que desconocía. Siempre admiré, lo dije antes, a Jeffrey Jones, envidiando el ambiente de "Studio" de Chelsea en aquellosd 70.
    Me gustaba elo comic "Idyl", por romperdor, en ocesiones subrealista y por la protagonista, que no era una pin up como Vampirela, Phanta y otras heroínas, sino una persona cercana, estando tan lejos en el tiempo y espacio.
    Algo así pensaba viendo al "Axtur", el primer héroe no heroico.
    Lo mismo pensaba de sus ilustraciones tan pictóricas y tan influenciadas por Klimt y el modernismo en general (un poco como mi admirado Felix Mas)
    Hoy he sabido que tras una vida complicada, cambió de sexo en los 90, y murió en el 2011, (nacio en el 44) ya como Jeffrey Catterine Jones.
    Gran artista!!!

    ResponderEliminar
  2. A mi, como a Isidre, me gustaba mucho Jeff Jones. Sus chicas parecían mujeres de verdad y no pin-ups despampanantes como hacían otros. Inclusive Idyll, si mal no recuerdo, estaba embarazada también, y se la pasaba desnuda hablando con las plantas y los animales. Jones continuó esta serie con otra llamada "I'm age", que leyendo rápido queda como "Image" (imágen), con un estilo menos trabajado (no usaba más el pincel para los fondos negros y las sombras) y todo hecho a la plumilla en un estilo más cercano a un croquis. Interesante también. Lamentablemente no se ha hecho una recopilación digna de estas dos series.

    También me gustó su trabajo para la Warren, que fué muy esporádico. Ah, y la pintura número 19 (si se cuenta de arriba a abajo) era de más de tres metros de alta, con lo cual no la podía sacar de su apartemento (pues no cabía en el ascensor) y llevar al famoso "Studio", así que tuvo que terminarla en su hogar, y luego sacarla por la ventana! Creo que fué la última vez que hizo un cuadro tan grande. También me hace pensar que vivía en un apartamento con un techo bastante alto, pero asi eran los apartamentos de principio de siglo (o finales del XIX) en que los hombres llevaban sombrero de copa altísima, entonces tenían que subir los techos también... Hoy en día no entra ni un enano!

    Creo que Emilio hoy nos mostrará algo de Berni Wrightson, y ahí os contaré de cómo Wrightson me salvó la vida, jo!

    Aparte de eso, Emilio, te mandé un mensaje sobre tu email personal con unas imágnes que podrías usar para una nueva entrada aquí si te parece.

    ResponderEliminar
  3. Admirando las lúcidas pinturas de Jeffrey/Catherine cuesta creer su azarosa y atormentada vida.

    ResponderEliminar