domingo, 15 de febrero de 2015

ANDREW WYETH















3 comentarios:

  1. Qué pasada. Pero con esta familia no sabes con quién quedarte porque tanto el abuelo, el padre como el hijo son buenísimos.

    ResponderEliminar
  2. No se si es genética o aprendizaje, pero ¡ que familia!

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué maravilla! Gracias por esta joya.

    ResponderEliminar